Las lecciones de Content Marketing de Kevin Spacey

Entradablog-CMW

Las lecciones de Content Marketing de Kevin Spacey

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
+

Me emocioné. Al igual que cualquier otro mortal, había terminado House of Cards recientemente y mis niveles de amor por Frank Underwood seguían altísimos.

Después llegó el día. Como buen latino, no respeté la fila, corrí para llegar más rápido al frente, en varias ocasiones les grité (moderadamente) a los gringos: Why are you walking?; y logré conseguir un puesto en tercera fila.

Todo valió la pena. Kevin fue tan ameno, gracioso e inteligente como todos creemos que es, pero sobre todo, dio un mensaje claro y relevante para los más de 2,500 marketeros que lo escuchamos atentamente.

La verdad no pude tomar notas. La verdad no sabía qué estaba haciendo, entonces decidí prestar atención, y estas son algunas de las lecciones que Kevin compartió con nosotros y que ahora yo puedo compartir con vos.

1

Cuenta Kevin Spacey que cuando decidieron traer House of Cards a Estados Unidos, y por suerte al resto de América, todas las cadenas de televisión aceptaron transmitirlo, pero que también cada una de ellas puso condiciones sobre lo que se iba a transmitir y la forma en la que se iba a hacer.

Solamente Netflix creyó por completo en el concepto bajo el que correría la serie y les dio libertad creativa: para cada uno de los episodios, para manejar el mundo que se crearía alrededor del drama y el más importante, para entregar el contenido como ellos querían.

Y esto, aplica para el mundo real. Vos sos el creativo, el dueño del contenido, el que conoce a la audiencia, el asesor, el experto. Tu contenido se hace y se publica, a tu manera.

2

Desde hace mucho tiempo la forma en la que se consume el contenido, en cualquiera de sus formatos y a través de todos los medios, ha cambiado, y esto, los productores de la serie y los brillantes directores de Netflix lo tenían claro.

House of Cards solamente confirmó que las series (las publicaciones, los videos, los blogs y cualquier otra especie de contenido que se te ocurra), se consumen de forma diferente. Algunos lo hacen todo de una vez durante 10 horas, otros ven la mitad y esperan meses para continuar y algunos; con mucha disciplina, ven un capítulo por semana.

Una vez que fue publicado, el contenido es del usuario, dejá que haga lo que quiera. Vos solamente observalo, estudialo y volvé a empezar.

3

En palabras de Spacey: el conflicto crea tensión y la tensión hace que la audiencia se mantenga enganchada.   Si te suena familiar, es porque viste House of Cards y posiblemente te obsesionaste con cada uno de los personajes. Especialmente con Frank Underwood, que a diferencia del resto, nunca tuvo miedo a tomar riesgos y a ser el político más osado de la televisión.

Y es que, aunque la serie no es original, los escritores han sabido llevarla a todos los límites y como buenos storytellers, nos han sumergido en la ficción de un Washington que tal vez se comporta así, pero que nadie antes había propuesto de esa manera.

Ya sabés: conflicto, tensión y riesgo en todos tus contenidos.  

4

El éxito de las dos temporadas de House of Cards se deben precisamente a la autenticidad que todos los involucrados le han sabido dar, desde los escritores hasta los actores que se encargan de hacer reales los personajes. Según Spacey, esto es algo que a lo que la industria de la televisión le ha tocado acostumbrarse durante los últimos años, y por suerte para nosotros, los resultados los hemos visto en todas las series increíbles que estuvieron o están corriendo.

Si no vas a ser autentico, mejor ni lo intentés. Suena fuerte sí, pero es la realidad.  A los que intentan ser algo más, nadie les cree nada.

Para finalizar te comparto este video, el único que se me ocurrió grabar y que por suerte tiene un mensaje interesante, tan interesante como Spacey, que tiene TODO clarísimo y por eso le salen las cosas tan bien.

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
+
No Comments

Post a Comment

11 − tres =